Los bancos, por su parte, podrán empaquetar las hipotecas y ofrecerlas a fondos que inviertan en estos fondos jubilatorios de largo plazo. Lo que genera para el banco es que sea más solvente su crédito de largo plazo para las viviendas.

La premisa es imitar el concepto de 401k que se utiliza en los Estados Unidos: si se retiran los fondos antes de la edad jubilatoria hay que pagar el impuesto, pero si las inversiones se mantienen en el tiempo no.

Por ahora la deducción del seguro de vida son $ 996 anuales, pero la idea es que lo aumenten, aunque el tema del monto quedará a potestad del Poder Ejecutivo.