COMPARTIR

Las acusaciones se apoyan en la grabación de una conversación de marzo entre Temer y el empresario Joesley Batista, propietario de la procesadora de alimentos JBS. El audio de la charla fue grabado y presentado por el propio Batista en una denuncia ante la Justicia.

Los detalles conocidos hasta ahora fueron revelados por “O Globo” el miércoles”. Según el diario, en el audio se escucha a Temer avalar el pago de un soborno al otrora poderoso ex presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, hoy preso por la operación “Lava Jato”, para que éste no hable desde la prisión sobre la corrupción política.

Joesley Batista: “Quería primero decirle: estamos juntos aquí. Lo que usted necesite de mí, sólo tiene que decírmelo. Quería oírte un poco, presidente. Como está en toda esta situación, Eduardo, no se qué, Lava Jato…

Temer: Eduardo decidió fustigarme. Tu viste que…no tengo nada que ver con la defensa. (…) Yo no hice nada.

Batista: Dentro de lo posible, yo hice lo máximo que se pudo ahí, dejé todo saldado, lo que tenía pendiente aquí o allá, acabé con eso. Y él fue directo al grano, reclamó, tal, tal (…) (El exministro) Geddel (Vieira Lima, a cargo de la articulación política del gobierno Temer) es el que siempre andaba ahí, pero Geddel también, con ese asunto, perdí el contacto porque él ahora está siendo investigado, y ahora no puedo tampoco…no puedo quedar con él.

Temer: Sí, cuidado, ve con cuidado (inaudible) obstrucción de la Justicia (…)

Joesley Batista: (…) Yo estoy de buenas con Eduardo [Cunha]

Temer: Tienes que mantener eso, ¿ok?

Joesley Batista: Todos los meses trato de mantener las cosas bajo control, estoy en esas. Y con todo ese proceso… yo estoy también en una situación medio comprometedora en ese proceso.

Las pruebas presentadas antes la fiscalía y el Tribunal Supremo incluyen un video en el que Rodrigo Rocha, diputado y designado por Temer para atender los “asuntos” de JBS, recibe una maleta de dinero por valor de unos 160.000 dólares, según “Globo”.

La motivación de Batista para hacer la denuncia no estaba clara. JBS, el mayor productor de carne del mundo, pagaba presuntamente sobornos al partido de Temer, el conservador PMDB, para tener su apoyo político.

El nuevo escándalo está vinculado con el caso “Lava Jato” (“Lavado de autos”), que investiga desde hace más de tres años una inmensa red de corrupción política en torno a la petrolera estatal Petrobras.

Fuente | Ambito